Crónica Maratón de Vitoria

martes, mayo 10, 2011


Algunas imágenes de mártires barrocos tienen menos expresión de sufrimiento



Las carreras y en especial las maratones nunca son como te las imaginas, las puedes visualizar más duras, menos emocionantes, menos calurosas, más o menos llanas, ¡qué se yo!
No voy a detenerme más en las causas personales que me obligaron a ponerme el domingo en la línea de salida, pero ya durante la semana estaba convencido que nada iba a ser como mi cabeza había ido construyendo en estos dos últimos meses.
Había entrenado mejor que en mi primera maratón, tenía menos peso, más horas de gimnasio y mucha más seguridad, pero ahí estaba con esa sensación de pereza inmensa que me entra antes de las carreras. Yo visualizo la maratón como un larguísimo túnel, la entrada está en la salida y solo se puede escapar por el arco de meta en el menor tiempo posible. Es un túnel como el de El Tren de la Bruja, hay cosas que te asustan, te dan escobazos y no quieres estar allí. A veces sales del túnel y una cara querida te saluda con la mano, pero enseguida la malvada bruja te aterroriza y te pega. Aquí también hay globos, pero no te los regalan, los tienes que perseguir.


En mi globo ponía 3.30, era amarillo, pero nunca lo vi de cerca. Mi plan era seguirlo a una distancia prudencial e intentar darle caza, difícil reto. El mismo objetivo nos juntó durante unos cuantos kilómetros a un par de burgaleses, un madrileño, un bilbaíno y un  servidor, fueron los mejores momentos de la carrera, por desgracia nuestra alianza no prosperó y la carrera nos fue colocando a cada uno en nuestro sitio.
El recorrido de Vitoria es aburrido, confuso y recurrente, lleno de rectas interminables y despobladas. La animación salvo en lugares muy concretos es escasa. Corríamos tres carreras a la vez:  una de diez kilómetros, una media y una maratón en el mismo recorrido, eso, unido a que repetíamos paso por muchos lugares produce una ensalada de puntos kilométricos indescifrable. Supongo que no sé puede hacer de mejor manera, la organización respira profesionalidad y buena voluntad, pero para el corredor se hace muy duro. El kilómetro 20 es criminal y junto a su cartel ves el  cartel del 35 y sabes lo que significa, vas volver a pasar por ahí en peor estado. Las condiciones meteorológicas eran ideales para desayunar en una terraza con bollería y periódicos, pero no para correr. Mucho calor y mucho aire, a la hora del martini y las rabas estábamos por encima de los 20º .
Pasé la media en 1:47:21, no sé en que momento me doblaron mis hermanos keniatas, entonces y hasta poco más allá del 30 mantuve el ritmo. A partir de ahí me sentí muy solo, dolorido de la orejas a los pies, las pulsaciones no eran altas, pero la sensación de cansancio era  extrema. Las rectas por donde tenía la sensación de haber pasado mil veces eran interminables, recuerdo el kilómetro 35 cuesta arriba y con viento de cara como eterno. Por primera vez en una carrera dejé de correr y me puse a andar, no encontraba consuelo ni alivio. Iñaki que había hecho la media maratón me animó y me hizo esta foto.




Tiré de todo el repertorio mental, me olvidé del reloj y fui restando metro a metro, minuto a minuto. En el kilómetro 40 me juré no pararme más, en la cuesta abajo para pasar la vía casi me muero de dolor.
De repente, los ánimos, los gritos, la emoción, la salida del túnel, una mirada al cielo, una abrazo entre lágrimas con Iñaki y una paz infinita. La llegada es bonita porque es para ti solo, os pongo el vídeo CorriendoVoy.com | Videos gratis de Maratón Martín Fiz [Vitoria]

Me he demostrado a mi mismo que me puedo vencer, que la cabeza puede ganar al cuerpo, que cuando parece que no se puede más, sí se puede. Tengo la sensación de que fue un sentimiento generalizado, en esos últimos kilómetros solo me pasaron dos corredores y pasé a bastantes que andaban. Al final 3 horas 41 minutos 2 segundos, un par de minutos menos que en la Maratón de Barcelona 2010, pero con la sensación de haber corrido peor. Quedé el 53º de mi categoría, ventajas de correr pocos, llegamos 421 corredores y corredoras. Hace algo menos de dos meses os dije que el objetivo era cruzar la meta y mirar al cielo, hecho está.
Antes de cerrar quiero dar las gracias a todas y a todos los que les importó que yo me pusiese unas zapatillas el domingo y me echase a correr 42 kilómetros, a los que están cerca y a los que me seguís de lejos. Sobre todo le quiero dar las gracias a Iñaki, por la comida, por ser chófer, escudero, confidente, hermano y sobre todo por haber sabido mantener encendida la llama cuando casi se apaga. No se me olvida que los primeros  kilómetros de mi vida de corredor los corrí con él y que hace ya unos cuantos años, antes de convertirme a la fe, me dijo que sería capaz de correr media hora seguida, parece que tenía razón.




You Might Also Like

28 comentarios

  1. Alex has dejado constancia de lo 'muy épico' que resulta un maratón. Sí señor, tu pienso lo que piensa que correrla ya es otra cosa... pero ahí está la tentación.

    Nadie dijo que fuera fácil.

    Saludos y enhorabuena por tu MMP.

    GRANDE, aupa!

    ResponderEliminar
  2. Alex, lo primero enhorabuena nuevamente te has vencido, además con un tiempo muy respetable.
    Muchas veces intento buscar calificativos para la Maratón, pero siempre fallo, es una prueba que me deja sin palabras.
    Respecto a la de Vitoria me has confirmado uno de mis temores, demasiadas vueltas para sacar un recorrido de 42 km por la ciudad.
    Al final te quedan cientos de recuerdos culminados con esa mirada al cielo y esa mano levantada.
    Un fuerte abrazo campeón.

    ResponderEliminar
  3. Si alguien quiere saber lo que es correr una maratón debería de leer esta crónica. Describes perfectamente lo que es una maratón, con ese sufrimiento final, con las pulsaciones controladas pero con un dolor muscular que te impide tirar, adelantando corredores al final, los juegos mentales para no desfallecer.
    Se debe parecer mucho a nuestra maratón de Gran canaria, con las avenidas con poca animación y con el efecto demoledor de verlos kms 15 y 35 juntos por el efecto de pasar dos veces por el mismo sitio.
    Ahora te hace falta una maratón de las de 10.000 personas, con mucha animación y una sola vuelta.
    Disfrute usted de su hazaña, maestro.

    ResponderEliminar
  4. Lo primero, Enhorabuena, Alex ¡¡

    Tu cronica respira por todos los lados una palabra MA- RA- TON.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Esa crónica es la de un maratoniano consagrado. Es así como la cuentas, la cruda realidad, triste, dura, vacía, angustiosa y al final es el sí, se puede hacer más, se llega.
    Supongo que mucha sensación y muchos pensamientos de esos que ya sabes. Un abrazo amigo y a buscarse una Maratón facilita.

    ResponderEliminar
  6. Felicidades Alex!

    Un maratón es un maratón y ninguno se parece a otro.

    Lo de ir restando metros poco a poco dice dice todo lo que has sufrido.

    Mi más sincera enhorabuena!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Que emocionante tu crónica, me ha encantado. Me alegro que esa luz que a veces amenza con apagarse en tu caso haya seguido encendida y que la bruja por muchos escobazos que te diese no haya podido contigo y lograses cruzar la meta y mirar al cielo.

    Felicidades de corazón y gracias por compartirlo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena, Alex, otro maratón a la saca.

    Si es que correr en Mayo tiene lo que tiene, como haga calor, se nota... Y correr una maratón con 400 te puede dejar muy sólo.

    Pero en cualquier caso, has hecho una gran carrera y MMP...

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  9. Madre mía, eso es un relato épico y no el Cantar del Mío Cid. Enhorabuena, la foto con la que inicias la entrada me ha nublado lso ojos, coño. ME quedo con la frase de qeu cuando parece que no se puede más, sí se puede.

    ResponderEliminar
  10. ...Impresionante!!, Zorionak de veras, a los 2, como ya os dije,... bonita dedicatoria, ya sabes que alla donde este, estara orgulloso de lo que ha dejado aqui...animo y a seguir dandole duro, y espero , eso si, compartir mas km con vosotros...

    ResponderEliminar
  11. Enhorabuena Alex, otro reto conseguido, y por cierto, con buena marca.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Mi mas sincera enhorabuena, Alex. Gran carrera y estupenda crónica. Esta noche me tomaré una buena cerveza belga a tu salud. Después de esta maratón puedes con cualquiera.

    ResponderEliminar
  13. Pedazo de maratón , pedazo de tiempo, pedazo de foto la primera...

    Sin comentarios, un saludo y Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  14. Muy bien Alex.... Vitoria a tus pies.... El Maratón te ha rendido tributo... Bravo...!!

    ResponderEliminar
  15. Muchas felicidades, ese sufrimiento es lo que hace grande al maratón, y eso de ir por el 15 y ver 35 pff. Venciste una vez más, y sufriendo de esa manera MMP, con lo cual marcaza.

    ResponderEliminar
  16. Felicidades Alex, quizá lo más positivo de estas carreras solitarias es que tienes mucho tiempo para debatir contigo mismo y conocer tu verdadera fuerza, y has vencido. Bueno, eso y que puedes tener una gran foto entrando en meta en solitario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Enhorabuena alex, las cosas saben mejor si las consigues con constancia, esfuerzo y sacrificio y a ti esta maratón te habrá sabido a gloria. Disfrutala

    ResponderEliminar
  18. "Me he demostrado a mi mismo que me puedo vencer, que la cabeza puede ganar al cuerpo, que cuando parece que no se puede más, sí se puede".

    Chapó, maestro.

    ¡Un besazo reservado exclusivamente a maratonianos!

    ResponderEliminar
  19. Felicidades, has hecho una maratón épica, se puede correr mejor, más rápido, regulando más, se puede correr una maratón de mil maneras, pero tú has corrido la de los valientes, los que salen a correr y en el 30 ya sólo sufren y superan ese sufrimiento a base de fe en sí mismos hasta cruzar la meta mirando al cielo. Todas las maratones son únicas, pero ésa que has hecho tú va a ser además inolvidable.

    Enhorabuena, y gracias por emocionarnos con esa crónica tan intensa!

    ResponderEliminar
  20. Escalofriante. Esto es ponerse a prueba.
    Tienes que correr en Madrid para ver el otro lado.
    Este tipo de carreras ponen a prueba nuestros límites, y por eso nos enganchan
    Enhorabuena por haber subido un escalón

    ResponderEliminar
  21. Muchas felicidades, Alex; la crónica, genial; tu batalla personal, ganada con creces.

    ResponderEliminar
  22. Felicidades!!! muchos sentimientos, muy bonita la crónica, eres un luchador!!!

    ResponderEliminar
  23. Enhorabuena por terminar el maratón; esta es una carrera larga en la que el cuerpo pasa por muy diversas situaciones, y en las que siempre luchamos por salir victoriosos.
    Ahora a descansar y a pensar en el próximo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Alejandro Méndezmayo 11, 2011 9:40 a. m.

    Fántastico, a por el siguiente!

    ResponderEliminar
  25. Prueba superadísima Álex, enhorabuena y gracias por la descripción.

    ResponderEliminar
  26. enhorabuena alex,emocionante carrera y cronica.

    ResponderEliminar
  27. Increible crónica de una matarón.
    Felicidades, has conseguido emocionarme.
    Estáis hechos de una pasta especial, no te quepa la menor duda.

    ResponderEliminar
  28. Alex muchas Felicidadessss!!

    Me ha encantado la crónica...!! Has luchado todos los kms a pesar de los escobazos de la brujita que han salido cuando menos lo esperabas... Genial manera para definir lo que puede pasar en una maratón a pesar de preparártela muy bien!!

    Si llegas a tener mejores senaciones..., no se lo que hubieras hecho...!!

    Enhorabuena guerrero!!

    Besos.

    ResponderEliminar

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe