El mecanismo del KO

martes, febrero 24, 2015




No sabía que  título poner, ahí arriba debería poner "Crónica Maratón Sevilla 2015" o algo parecido, pero no, no puede poner eso. Podría titular la entrada como "Crónica de un fracaso" o "La gran decepción" o algo así como "El maratón me mostró su peor cara", tampoco es eso. Luego os explico el título, volvamos al principio, o mejor dicho, al final.

La cosa termina en una calle de Sevilla con un tipo  de mediana edad llorando de rabia a la orilla de un maratón. Todo había empezado bien, se daban todos los ingredientes para un fin de semana perfecto, y a ratos lo fue: la comida con los blogueros de la víspera y el rato antes de la carrera para mí fueron muy especiales. La mañana era perfecta, la organización, el clima, el ambiente de carrera, parecía que nada podía fallar, pero algo falló. Desde hace días tenía una pequeña molestia en el gemelo izquierdo, nada importante, el típico dolorcillo de una larga y dura preparación de maratón, una especie de agujeta o sobrecarga. Aunque me parecía el típico dolor que desaparece nada más empezar a correr había dejado de entrenar preventivamente desde el martes. No lo había comentado mucho para que no sonase a excusa y para convencerme a mi mismo de que no era nada. 
Y empezó la carrera, salí en mi cajón sub 3H 30'  dispuesto a llevar un ritmo controlado durante los primeros 14 kilómetros, "notaba" el gemelo pero no me impedía correr bien. Fueron pasando los kilómetros muy concentrado en llevar buena cadencia, en no gastar, en no acelerar, en ir cómodo, llevaba un estupenda media de 5:03 y unas pulsaciones muy controladas Cuando pensaba en acelerar progresivamente el ritmo para afrontar el segundo tercio de la carrera, comencé a notar un dolor en el gemelo cada vez que apoyaba el pie. Sufrí una especie de calambre y me salí de la carrera. Estiré en el bordillo de la acera, caminé un rato e intenté incorporarme a la carrera varias veces pero fue imposible, no podía. Paré el crono, son curiosos esos gestos, y empecé a llorar. El público y muchos  corredores, algunos conocidos, me animaban a seguir. Uno de ellos se salió de la carrera y me preguntó si estaba bien, si podía continuar, pensé:  ¡qué tío más majo! acto seguido me pidió mi dorsal porque él no tenía y se había colado en la carrera, me quedé helado a penas pude reaccionar para mandarlo a la mierda.
Seguí caminando  por la acera y en paralelo a la carrera. Escuchaba la banda sonora de la maratón: lo pasos, los gritos de ánimo, las palmas (en Sevilla la gente no aplaude, toca las palmas), el sonido hueco de los vasos vacíos al caer ... Esa música hoy no era la mía. Entonces pensé en lo de la orilla y en  lo que se parece un maratón a un río que  poco a poco va perdiendo caudal y velocidad. Vi a los corredores y corredoras de los últimos vagones y me detuve a aplaudirles ¡Qué grandes! Hablé por teléfono con mi mujer, lloré otro poco, pedí reflex a unos voluntarios, me quité el dorsal e inicié un lento  y renqueante regreso hacia el hotel.

Un baño y unas cañitas con unos amigos sevillanos iniciaron el "reset". El resto del proceso de reinicio prosiguió en el tren, muchas horas para pensar y una frase de película, sí de una peli. Las películas que ponen en el tren normalmente son una mierda o las has visto, a veces las dos cosas. El domingo en el AVE echaron Million Dollar Baby, muy buena, pero muy triste. No me iba a levantar el ánimo precisamente, pero no sé porqué pedí unos auriculares y me dispuse a verla por enésima vez. Hay una frase de la voz en off del personaje que representa Morgan Freman y que hasta el domingo me había pasado desapercibida que dice así: 



"El cuerpo sabe algo que los boxeadores desconocen: cómo protegerse. El cuello sólo gira hasta un punto determinado. Si lo llevas más allá, el cuerpo dice: ’Eh, ya me encargo yo, está claro que tú no sabes lo que haces. Ahora échate y descansa. Ya hablaremos cuando te recuperes”. Se llama mecanismo del ko"


Y entonces lo vi, los conversos somos así, tenemos revelaciones que nos tiran del caballo y nos hacen ver la luz, en realidad son mejores las reflexiones pero no me negaréis  la fuerza estética y literaria de una buena revelación. Decidí  hacer caso al mecanismo del K.O. y dejar que se ocupase él. 
De las conclusiones, enseñanzas y planes ... Ya hablaremos cuando te recuperes
Es maratón.

P.D No tengo palabras para agradecer tantas muestras de apoyo que he recibido por mensajes, redes sociales, etc. Sois increíbles y me habéis emocionado. Felicidades a Sevilla por su pedazo de maratón, esta vez no la pude terminar, espero poder tener otra oportunidad. Felicidades a todos los que participaron en la Maratón de Sevilla, en especial a ese grupo de tuiteros y blogueros por ser  tan buena gente, pero sobre todo a JK que se quedó como yo con la miel en los labios. Gracias a Pancho y a Novatillo por ocuparse de juntarnos a todos y hacerlo tan bien. A mis amigos sevillanos: Cármen, Pablo y César por acogerme en su ciudad. Y sobre todo gracias  a María por estar ahí sin estar y por recoger los trocitos de mis sueños rotos  y ayudarme a pegarlos. 

You Might Also Like

29 comentarios

  1. Eres duro amigo, lejos de debilitatarte, este episodio te fortalezera, estoy seguro, un placer y un orgullo haber compartido ese tiempo durante el fin de semana, y espero que no tengan que pasar casi tres años para volver a vernos. Un abrazo.
    También echaban la misma peli en mi AVE, y no pude verla, a pesar de ir en modo Hight.

    ResponderEliminar
  2. Pasaba a dejar mi respeto, leo y te dejo con él mí admiración.

    ResponderEliminar
  3. Esto nos pasa a cualquiera. Hay más carreras, lo importante es que no sea nada grave y que te deje seguir corriendo pronto. Dorsales y medallas es algo a lo que damos demasiada importancia, lo importante es poder correr con salud. Animo!

    ResponderEliminar
  4. Te entiendo perfectamente Alex, son muchos los momentos dedicados a este Maratón pero quédate con la cosa de que los has disfrutado no es tiempo perdido. Pero da mucha rabia, lo se, cuando el día antes de mi ultra me dio un cólico nefritico y no pude ir, solo pude echarme a llorar y preguntar porque. Mi hermano es de los que piensan que todo ocurre por algo y hasta mas adelante no se sabe si es bueno o malo. Y con eso me tuve que quedar y hoy yo te lo digo a ti. Todo ocurre por algo, compañero
    Animo y un besazo

    ResponderEliminar
  5. A la próxima serás tú el que des el golpe ganador. Pero no lo describas tan bien, que me has hecho llorar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Un ko que no esperas duele y molesta pero tu eres muy garnxe como para relativizar lo sucedido. Es solo una carrera, una de las muchas que te quedan por correr, un alto en el camino que te ha de llevar a conseguir una gran marca en esta distancia porque los percherones tambien sabemos correr y como nos cuesta mucho mas lo apreciamos mejor. Un fuerte abrazo y a seguir en la lucha!

    ResponderEliminar
  7. Ánimo Alex, hay más carreras donde resarcirte de esta mala pata. Buena película y mejor lección. Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Alex eres un luchador y aunque esta vez la Maratón te ha dado un golpe seco que te ha mandado a la lona, sabes que te vas a resarcir y que volveras a mirarla a los ojos y tendrá que dejarte via libre.

    Ahora te toca recuperar ese gemelo y volver.

    Un fuerte abrazo compañero!!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Alex, de verdad que lo siento, siempre preparamos pruebas con tanta ilusión que cuando nos encontramos este tipo de piedras en el camino duelen un montón, pero solo sé que hay que convertir los obstáculos en nuevas oportunidades y esto quiere decir que en la próxima maratón irás a por todas!!
    Fuerte abrazo y encantadísima de aquella casualidad y poder saludarte!
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  10. Me ha emocionado leerte, es fácil ponerse en tu piel. Por eso mismo, qué te voy a decir, sobran las palabras. Hasta la próxima, un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Es una soberana putada que un texto tan maravilloso tenga su fuente de inspiración en una fatalidad. Pero así es el maratón, hunde a los que llegan poco preparados y no tiene misericordia con aquellos que trabajaron duro por llegar a la línea de salida y, por circunstancias que quedan fuera del su alcance, se les viene el mundo encima.

    Mucho ánimo, Alex

    ResponderEliminar
  12. Encantado de haberte conocido en la comida bloguera...una pena lo de ese gemelo....una cosa sé segura, volverás a estar ahí, en la línea de salida de un reto fantástico que se llama Maratón. Ánimo y a recuperarse.

    ResponderEliminar
  13. No queda otra que encajar el golpe y ponerse manos a la obra para recuperarse cuanto antes, como vas a hacer tú. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Mira que cuando te vi pasar sentí que algo iba mal, pero creí que simplemente estabas concentrado. Qué injusticia. A la siguiente te tomas la revancha.

    ¡Ánimo!

    P.D. Un texto brillante.

    ResponderEliminar
  15. Es increible como dentro de tu rabia eres capaz de sacar una descripción tan bonita de una situación tan jodida como es el abandono de tu reto, de tu sueño. Animo.

    ResponderEliminar
  16. Muy bien reflejado.
    Es un maratón no se te ha de olvidar. Éste que sirva para darle más valor a los anteriores

    ResponderEliminar
  17. Por fin puedo comentar, en el trabajo no podía. Mucho ánimo Alex. Con tu coco en breve estás escribiendo una nueva historia maratoniana. Como habrán dicho por ahí arriba, cada vez que te caes te levantas más fuerte. Y mira...no hay mal que por bien no venga, te ha salido una entada en el blog para tenerla guardada de referencia!!! Un abrazo maestro.

    ResponderEliminar
  18. Comprendo, tu rabia, tu decepción y tus lágrimas...aún me cuesta asimilarlo, lamenté saber de tu retirada por la lesión, no me lo esperaba.Tú estás curtido en estas batallas y pronto estarás quemando zapatillas.Ahora a recuperarte bien. No hay fracaso, tú me lo dijistes y me agarré a tus palabras.....gracias Alex, un enorme placer haberte conocido.Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  19. Suscribo cada palabra de "Karnaplosky"
    "Pasaba a dejar mi respeto, leo y te dejo con él mí admiración."
    Que más se puede añadir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Una rabia como decimos muchos,que suceda algo así después de una larga preparación. Pero las lesiones tienen ese lado imprevisible. Pero sabes lo que más me gusta? Que eres un tipo con los ojos abiertos y pese a la adversidad sabes buscarle la chicha al asunto, ybque estás atento a las señales. Como la de la peli. Esa manera de buscarle el sentido a las cosas yde enlazarlo,... felicidades crack!

    ResponderEliminar
  21. Un placer desvirtualizarte Alex, eres un tío genial, sin duda la quedada para comer y los momentos previos en la salida fueron los mejores de ese fin de semana. La Maratón es así de puñetera, a veces nos premia y otras nos la hace pasar muy p_tas, pero justamente por eso nos tiene atrapados.
    Ahora a recuperar ese gemelo y a planificar el siguiente reto
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. "cuando uno da lo que tiene no está obligado a más" y tú lo has dado.
    creo q hay más conocimiento de uno mismo cuando decimos que no que cuando nos obcecamos y seguimos.. bien hecho, maratones hay a patadas. ¡¡enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  23. Me ha encantado el título de la entrada y su explicación. Poco puedo decirte, el maratón es así, a veces te lleva a tocar el cielo y otras... pero lo importante ahora es que te recuperes del todo y estés abierto a los nuevos retos que puedan surgir. Ánimo y un besazo

    ResponderEliminar
  24. Y estábamos en la puerta N del estadio. Hablábamos Miguel, JK y yo. "Alex tenía que haber llegado ya", "ha tenido que haberle pasado algo"....
    Y te había pasado algo. Y bien que me jode, como ya te he dicho.
    En cualquier caso, me alegró encontrarte en el hotel y verte razonablemente bien, en todos los aspectos...
    Siempre has sido, como decías en tu anterior entrada, de "estar ahí" en el maratón y volverás a estar pronto.
    Un abrazo.

    PD recuerdo que en la salida, cuando me despegaba de ti, gritaste algo así como "vete a por la marca, la tienes". Igual para ti fue sólo una frase, para mí fue gasolina. Gracias

    ResponderEliminar
  25. Pedazo de entrada. Me has removido por dentro. No se puede escribir mejor. Recupérate.
    @edudelhierro

    ResponderEliminar
  26. Son muy duros esos momentos en los que caminas por un lado de la calle mientras todo el mundo te adelanta y ves en sus caras la alegría, la concentración, etc. A mí en 2013 en Madrid me costó 5km andando y tiritando tomar la decisión de quitarme el dorsal, al igual que a ti las lagrimas me mojaron la cara abrazado a mi mujer, son momentos duros pero somos unos seres extraños que en cuanto nos ponemos delante del ordenador y vemos nuevos retos se nos olvida todo. Son las caras del Maratón y tenemos por suerte o por desgracia que conocerlas todas.
    Animo y a por la siguiente.

    ResponderEliminar
  27. Toda la verdad de la maraton plasmada en esta gran entrada tuya , recuperate bien y ya tienes un gran motivo para volver Sevilla te debe algo y gordo cobrarlo con creces , una pena no haber podido saludarte ya sabes el porque , habrá mas , un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  28. Arriba el animo Alex. Ya mismo estas pensando y preparando un nuevo objetivo, y la venganza estará cerca.
    Una pena no haberos visto y conocido a muchos blogueros a los que sigo, ya que vinisteis a mi ciudad.
    Y qué fuerte lo del tipo que quería tu dorsal. Increible.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  29. Mucho ánimo alex,.....yo también sufrí a menor escala el mecanismo del ko en los 10 km de Laredo y tuve que acabar casi andando los últimos 2 km,....no te preocupes los runners estamos hechos de otra pasta!!
    corriendoamiaire.blogspot.com

    ResponderEliminar

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe