¿Medio vacío o medio lleno?

domingo, septiembre 30, 2018


Medio vacío
Hace tiempo que mi carrera de corredor canta a western crepuscular. Soy como esos viejos vaqueros que tienen más pasado que presente, esos que ya lucharon casi todas las batallas pero se mantienen de pie dispuestos a llevarse a alguno por delante y a recibir el último beso de la chica antes de que llegue el fundido en negro. 
Me estoy especializando en reaparecer, algo muy gratificante pero muy cansado. Corro poco, lento y mal. Cualquier día el sanedrín runner me quita el carnet de corredor, el de blogger y el de primero de influencer.

Ha pasado medio año de la ablación y desgraciadamente no estoy donde me gustaría estar. Hasta julio y mientras tomaba la medicación todo fue según lo previsto, pero el 13 de julio volví a sufrir un episodio. Volví a tirar de resiliencia, me convencí de que era puntual y consecuencia del exceso festivo. Me habían avisado que podría ocurrir, en los meses posteriores a la intervención no es extraño que ocurra. Abracé la causa del 0.0 y seguí hacia delante. Septiembre comenzó con otro episodio de arritmia, sin causa aparente y con un sentimiento profundo de haber tocado fondo. Me ha costado asimilarlo, verbalizarlo  y compartirlo, pero después de unas semanas creo que he pegado las piezas rotas.

La semana pasada tuve revisión y en opinión de los médicos es probable que la operación no saliese bien. A menudo en una primera intervención no se consigue aislar la arritmia y hay que volver a intervenir. 

Medio lleno
Los médicos son partidarios de retomar la medicación durante un par de meses y esperar. Si durante este tiempo o al retirar la medicación la arritmia se repite, programaríamos una segunda intervención. Al parecer la posibilidades de éxito de una segunda ablación es mucho mayor que en la primera. También es posible que no vuelva a ver recidivas y el corazón se estabilice. Los dos escenarios son esperanzadores y confirman una realidad, me encuentro muy bien. Llevo una vida activa y sin limitaciones, hago deporte con permiso médico, cabeza y moderación. 
Sigo disfrutando de esto de correr aunque mi forma de entenderlo ha cambiado totalmente. He perdido obsesión y cada vez pienso menos en eso carreras. Lo único que me hace ponerme un dorsal son las causas solidarias especialmente mi compromiso con los morados de Reto Dravet  Hoy en día el único sentido que le veo a participar en una carrera es dar visibilidad a la causa de lo niños afectados por este maldito síndrome. Juntarme con el equipo más grande del mundo en cada carrera, abrazar a las familias, darles apoyo, sonreír y hacernos muchas fotos.

En septiembre volví al trail y a meterme 18 kilómetros por el monte, casi cierro la clasificación pero no creo que nadie se siéntese tan feliz como yo en meta. El próximo domingo el equipo morado de Pamplona hará de liebre en #casolina18, a mí me toca llevar el globo de 55' con mi amigo Andrés. He tenido que entrenar duro para volver a correr a 5:30, un ritmo al que antes hacía los rodajes de recuperación, todo es relativo.

El vaso nunca está medio vacío ni medio lleno, el vaso siempre se está llenando.

You Might Also Like

5 comentarios

  1. Mucho Ánimo Alex. Eres un ejemplo de residencia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Yo siempre he visto tu vaso que se desborda. Será cuestión de perspectiva

    ResponderEliminar
  3. Mucho animo¡¡¡ y no dejes de contar esas evoluciones¡¡¡¡.
    Un fuerte abrazo Alex¡¡¡.

    ResponderEliminar
  4. Mucho ánimo Alex!Este blog ayuda a mucha gente que como tú(y como todos) en algún momento ven el vaso medio vacio o roto.Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola Alex, a ver, no estamos en esto para ganar carreras, lo nuestro es otra cosa. Si puedes salir a correr un día es un éxito, si sales dos pues son dos éxitos, en fin, a seguir levantándose a buscar agua para llenar ese vaso. Abrazos (y a los demás amigos).

    ResponderEliminar

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe